Y mi ADN me hace sentir como…

Aunque no lo sepamos, quienes nos acercamos a la Genealogía tenemos algo en común con la trama de la famosa saga de videojuegos Assassin’s Creed. Ésta gira en torno a una sorprendente máquina llamada Ánimus, capaz de escanear el ADN y de transportar a los personajes desde el presente hasta la memoria ancestral de sus antepasados… ¡el sueño de todo genealogista!

Personalmente, hace años sentí en mis venas la fuerza del cátaro Raimundo de Alfaro, yerno del Conde de Tolosa, cuyo hijo según afirman algunos autores escapó de la masacre final de Montsegur en 1244, tal vez portando el Santo Grial.

Sin embargo, me resultó más creíble y cercana la asimilación con uno de los conquistadores de Sevilla en 1248, Lope Díaz de Alfaro cuyo nombre se anotó junto al de su sobrino Juan Martín de Alfaro. Cristianos viejos y nobles, una combinación muy del gusto clásico.

Pero quizás mis ancestros escondían una historia aún más sugerente y atormentada, puesto que en esta misma ciudad surgen los nombres de los judíos conversos Diego y García de Alfaro, cuyas respectivas hijas serían perseguidas y condenadas por la Inquisición en 1494.

Aún más complejo fue el panorama cuando me identifiqué con los moriscos Yuce y Muça D’Alfaro, quienes vivían en la población aragonesa de Plasencia de Jalón según relata un censo de 1495. Descendientes de los moros, antiguos señores de la Península, no debieron tener una vida fácil en aquellos años que vieron desaparecer el último reducto musulmán, Granada.

assassins-creed-ii-the-animus
Animus, la máquina soñada por los genealogistas que nos escanearía nuestro ADN y nos transportaría a la mente de nuestros antepasados (tomado de la saga Assasins Creed)

Y como no hay que tener estrechez de miras, aún me faltaba por conocer e identificar mis raíces aborígenes americanas en la figura del cacique mexicano Gaspar de los Reyes Alfaro, a quien Carlos V otorgaría nada menos que un escudo y la distinción de «Conquistador de Chichimecas».

Aún no tenía claro mi papel en la Historia cuando se cruzaron en el camino las relaciones de aquellos pobres esclavos africanos que en la América Hispana fueron marcados con el apellido Alfaro, propio de sus amos. Y también, para mayor perplejidad, el caso de los indígenas filipinos que recibieron al azar este mismo sobrenombre.

Surgieron Alfaros «de toda la vida» en diversos lugares de España (desde San Sebastián a Ayamonte), Portugal e incluso ItaliaRicos, pobres, nobles, plebeyos, héroes, villanos…

¿Quienes fueron en realidad mis antepasados? Pues lo cierto es que la investigación documental, hasta el momento, no me ha  podido relacionar con ninguno de estos personajes. Por tanto, confirma algo evidente y muy común: he recreado auténticas sesiones mentales de genealogía-ficción, basadas únicamente en mis deseos y no en los datos ciertos.

Este mismo recorrido fantástico lo observamos cada día en muchas personas que tienen la ilusión de perseguir el espectro de alguien que en el pasado tuvo su mismo apellido o que por alguna otra razón consideran que «debió» ser su antepasado.  A todos nos emociona la idea de descender de familias con orígenes misteriosos, intrépidos, sugerentes… pero no queramos llegar a las raíces del árbol sin haber identificado plenamente el tronco que nos une a ellas.

Es más, aunque lleguemos a identificar sin lugar a dudas que uno de nuestros antepasados siglos atrás fue un interesante personaje, no caigamos en la reducción de pensar que por ello ha recaido en nosotros un herencia genealógica casi mágica. Asumamos que, por ejemplo, un descendiente directo de Colón en el siglo XXI no es ni una viva imagen física ni mental de él y que probablemente con el paso de las centurias no conservará ya ni un mínimo rastro del ADN de don Cristóbal. Y, a la inversa, no proyectemos trazas siniestras o ignominiosas en los descendientes lejanos de quienes así fueron considerados en el pasado.

El tiempo nos mostrará que nuestros orígenes son mucho más ricos y diversos de lo que nunca hubiéramos sospechado, pero dejemos que sea la investigación quien nos muestre el camino y no las sospechas, conjeturas o deseos.

Antonio Alfaro de Prado

13 comentarios en «Y mi ADN me hace sentir como…»

  • el 23 noviembre a las 8:16 am
    Enlace permanente

    Estupendo artículo, y muy cierto lo de la recreación ficticia (¡tan recurrente!) sobre nuestra genealogía. Este año me sometí, junto a mis padres, a un test autosómico de ADN a través de AncestryDNA, y aunque sabíamos que éramos una mezcla, los resultados vinieron a aportar unos orígenes que jamás nos hubiéramos imaginado. Y eso que supuestamente un test de ADN autosómico recoge el ADN de nuestros antepasados que no van más allá de la 10ª generación. Lo recomiendo encarecidamente, si algún día este servicio está disponible en España (parece ser que MyHeritage está comenzando, pero no tengo experiencia con ellos).

    Respuesta
  • el 23 noviembre a las 8:48 am
    Enlace permanente

    Hola fantastica historia!!yo aun estoy muy verde en esto del arbol ,pero me gustaría saber como haceis lo del adn?ydonde buscais antepasados de antes de 1870?yo llamo a las parroquias pero dicen que estan ocupados y no pueden buscarlos en los libros😟gracias

    Respuesta
    • el 19 diciembre a las 5:34 pm
      Enlace permanente

      Yo te puedo ayudar si necesitas orientación, sobre todo si con la iglasia te has topado… jejejee. Y hago extensible esta invitación a cualquier lector.

      Respuesta
      • el 19 diciembre a las 10:12 pm
        Enlace permanente

        Hola Francisco,no sé si te refieres a mí,pero si es así estaría encantada de recibir tu ayuda pues como bien dices he topado con la iglesia jejeje ,un saludo

        Respuesta
      • el 19 diciembre a las 10:14 pm
        Enlace permanente

        Perdona acabo de ver el segundo e-mail,siiii necesito ayuda Francisco,muchas gracias,ya me cuentas

        Respuesta
      • el 29 diciembre a las 12:46 pm
        Enlace permanente

        Hola Francisco, me gustaría hablar contigo sobre como conseguir certificados de antes de 1870,jejeje como tú bien dices,con la iglesia he topado,te mando mi movil ,estaré encantada de oirte:666071786 Esther

        Respuesta
      • el 12 noviembre a las 5:09 am
        Enlace permanente

        ESTO SÍ QUE ME INTERESA, FRANCISCO. SON LAS 2.8 DE LA MADRUGADA EN ARGENTINA EN ESTE MOMENTO, CASO CONTRARIO, TE ESCRIBIRÍA UN BUEN RATO PERO TENGO QUE CERRAR LA PC APRESURADAMENTE DEBIDO AL SUEÑO, SÉ QUE PODRÁS ENTENDERLO…

        Respuesta
  • el 23 noviembre a las 11:08 am
    Enlace permanente

    Un pequeño lujo, leer este artículo, le mente se me fue con quien pudo ser mi ancestro mas antiguo de cualquiera de mis ramas, pero no pudimos conversar, estaba ocupado en sus otros descendientes.
    Gracias por leer algo tan interesante y bonito

    Respuesta
  • el 19 diciembre a las 5:38 pm
    Enlace permanente

    Hola Antonio, He caído en tu blog por casualidad y te escribo en tu post más reciente, para invitarte que me escribas. Me han encantado algunos artículos que has escrito (como aquel de la y entre apellidos, o el de los estados de la investigación con las edades del hombre)
    Si en algún momento te apetece intercambiar experiencias, con un historiador profesional y genealogísta aficionado como tu, estoy siempre dispuesto a intercambiar correos o una bebida espirituosa en un lugar de interés genealógico, con tal de aprender y enseñar.

    Respuesta
  • el 30 octubre a las 5:16 pm
    Enlace permanente

    Hola a todos estoy haciendo mi árbol genealógico desde hace años y estoy bloqueado con varias ramas por mi línea materna que era de varios pueblos de la provincia de Badajoz en la zona de la serena. Lo que pasa es que estoy viviendo fuera de España. Estoy en Bélgica, y para mi ir a la provincia de Badajoz me es complicado. Lo del test de ADNme para muy interesante pero realmente no se muy bien en lo que consiste y cual son las informaciones que nos puede aportar para nuestras investigaciones. Gracias

    Respuesta
  • el 4 septiembre a las 8:14 am
    Enlace permanente

    Buenos días
    Acabo de unirme a vuestro grupo en facebook.
    Hace años realicé un exhaustivo y gratificante estudio genealógico de mis apellidos y ahora me gustaría realizar un estudio genealógico de mi ADN, no sé si será correcto como lo menciono o sería más correcto Test de ADN. La cuestión, me gustaría saber si tienen alguna fiabilidad los estudios de ADN que ofrecen algunas webs, como por ejemplo MyHeritage
    Gracias y cordiales saludos

    Respuesta
    • el 12 noviembre a las 5:11 am
      Enlace permanente

      ¿SON COSTOSOS ESOS ESTUDIOS? YA ME TENGO QUE IR A DORMIR, AMIGO, OTRO DÍA, SI SE PUEDE, SEGUIREMOS, SALUDOS DESDE ARGENTINA.

      Respuesta

Responder a Francisco Javier Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »