Los hermanos de nuestros antepasados

Al elaborar nuestro árbol genealógico solemos guiarnos por un criterio de investigación puramente vertical, es decir, avanzamos intentando completar en cada generación tan solo el nombre de los antepasados directos. No obstante, sin pretenderlo, los documentos nos irán mencionando los nombres de otros familiares colaterales; hermanos, tíos, sobrinos… Datos que en algunos casos incorporaremos al relato familiar y en otros serán ignorados.

Ahora bien ¿y si en un momento dado quisiéramos conocer precisamente quienes fueron los hermanos y otros parientes cercarnos de nuestros ancestros? Los motivos pueden ser diversos, quizás nuestro apellido coincide con el de algún personaje famoso que pudiera ser pariente. O tal vez nos gustaría identificar ramas familiares de las que alguien nos habló pero que no sabemos si realmente existieron. También surge la curiosidad al contactar con posibles primos que quedaron en las tierras de origen de la familia o con los descendientes de los que emigraron… Son casos en los que nuestro esquema vertical  de investigación se quiebra, habrá que considerar otras alternativas, abandonando o complementando nuestras fuentes habituales.  Es un caso de estudio genealógico horizontal.

Antes de comenzar, seamos conscientes de que la búsqueda de hermanos presenta varias dificultades:

  • En el pasado era frecuente encontrar por matrimonio una cifra muy alta de nacimiento de hijos que, en la mayoría de los casos, venía acompañada de una mortalidad infantil igualmente elevada. Ello ocasionaba que un mismo nombre fuera impuesto a dos, tres o incluso más hijos sucesivos por fallecimiento de los anteriores. En consecuencia, la proporción media de hijos que alcanzaban la edad adulta respecto al número de nacidos era muchísimo menor que en la actualidad.
  • Relacionado con lo anterior, las complicaciones en los partos eran también motivo de fallecimiento de las madres, siendo causa de que muchos viudos jóvenes volvieran a casar posteriormente y a tener descendencia, algo que también puede dificultar nuestra investigación.
  • Un simple cambio de parroquia, y no digamos de población, pude ser causa de que desconozcamos toda una relación de hermanos nacidos antes o después de los registros que manejamos. Aunque no sea el único motivo que lo ocasione, prestemos atención al oficio del padre para valorar la posibilidad de que pudiera haber uno o más traslados a lo largo de la vida de la familia.
  • Y si tenemos en cuenta el estado de las comunicaciones en el pasado, no descartemos que algún hijo pudiera haber sido registrado/bautizado en poblaciones donde hubieran nacido accidentalmente.

Centrémonos ahora en qué recursos considerar para nuestra búsqueda. Lo primero será intentar concretar todas las circunstancias que rodean a la persona o familia sobre la que queremos ampliar el árbol. Fechas, lugares y demás circunstancias. Completada esta labor previa, planteémonos las siguientes opciones:

  1. A partir de una población de referencia, rastrear las partidas parroquiales de bautismo en los años en los que previsiblemente pudieran nacer hermanos. Intentemos estimar el año del matrimonio de los padres y consultaremos los registros de, al menos, los siguientes 20 años, para abarcar la posibilidad, tan frecuente, de que la madre hubiera casado muy joven. Revisaremos otras fechas cercanas sabiendo que a partir de un matrimonio conocido pudo haber previa o posteriormente otros enlaces, tanto de la madre como, con más frecuencia, del padre. Esta información la intentaremos completar con la consulta, en los siguientes años, de los libros de matrimonios, fallecimientos y anotaciones de confirmaciones que nos ayudarán a determinar cuales de los hermanos superaron la infancia. La parroquia, por regla general, estada directamente vinculada con el domicilio de los padres. Un cambio dentro de la población o la posibilidad de que se creara o desapareciera una parroquia debe ser tenida en cuenta.
  2. Revisar las partidas de nacimiento del Registro Civil. Opción válida sólo a partir de 1871 y que requerirá la cooperación del funcionario encargado de la custodia de los libros, algo que en muchos casos podrá ser un gran obstáculo. La consulta del Registro Civil tiene la ventaja de que recoge todos los nacimientos que han tenido lugar en una localidad, salvando el problema de que los hermanos se hubieran bautizado en diferentes parroquias (algo que puede ser muy habitual en las ciudades). En algunas poblaciones contaremos además con el Registro Civil antiguo (1841-70). Aún así, tengamos en cuenta que la relación podría ser incompleta ya que no hallaremos mención alguna a hijos nacidos en otras localidades.
  3. Consulta del testamento de los padres. Es éste, sin duda, del documento que con mayor fiabilidad nos mostrará la descendencia de una persona. Juega en contra el hecho de que desgraciadamente sólo una pequeña fracción de la población tenía recursos e interés por acudir a un escribano o notario. Las familias humildes ni se lo podían permitir ni tenía objeto que testaran, pero tampoco consideremos que sólo los grandes hacendados dejaron constancia de sus últimas voluntades. A veces, la existencia de algunos bienes o de un conflicto familiar era suficiente para que un pequeño comerciante o propietario testara. Los testamentos se incorporaban al archivo de las escribanías, cuyos fondos se transfirieron durante el siglo XX a los Archivos Históricos Provinciales. Por norma, el testador mencionaba su estado civil, la supervivencia o no de su cónyuge y detallaba rigurosamente el nombre de sus hijos, mencionando y reconociendo en algunos casos la existencia de otros extramatrimoniales. En el caso de que alguno hubiera fallecido dejando descendencia, se hacía constar este hecho y el nombre de los nietos o, al menos, el del hijo político que asumía su representación. También es frecuente encontrar en el testamento de los varones la circunstancia de que su mujer pudiera estar cinta, lo que implicaba el pleno reconocimiento del niño, quizás póstumo. Eso sí, los testamentos no suelen mencionar a los  hijos fallecidos sin descendencia. Por otra parte, conoceremos la relación de hijos de una persona a la fecha de testar, pero si no se otorgó poco antes de fallecer quizás pudiera haber tenido otros posteriormente. También hay que considerar que el viudo o viuda podría haber tenido hijos posteriormente, que serían medio hermanos de los mencionados en esta última voluntad.
  4. Consultar los padrones municipales o los parroquiales. Puede ser un buen recurso pero deberemos tener cierta fortuna ya que en algunas localidades se conservan numerosos censos y padrones mientras que en otras no hallaremos ninguno. En el primero de los casos puede que lleguemos a consultar una relación pormenorizada de todos los componentes de cada unidad familiar, lo que nos sería de enorme ayuda. Es difícil encontrar censos de este tipo antes del siglo XIX ya que previamente sólo se solía mencionar al cabeza de familia, sujeto de los impuestos que motivaban la elaboración de padrones. Otro documento interesante son los «padrones de cumplimiento pascual» que cada párroco elaboraba detallando los integrantes de sus familias feligresas; también suelen conservarse a partir  del XIX. Puede ser una advertencia obvia pero recordemos que estos documentos serán el testimonio de la situación familiar en una fecha determinada, por lo que podrían no aparecer algunos hermanos, por estar ya emancipados y/o no haber nacido aún.
  5. Revisemos con detalle cualquier documento a nuestro alcance aunque no sea estrictamente genealógico. Como hemos mencionado, será muy difícil hallar una relación completa y definitiva de los hermanos de una familia, pero sí es muy frecuente que la documentación nos acredite, de forma dispersa, los nombres de otros hermanos. La correspondencia familiar puede ser decisiva en este tipo de búsqueda pero no descartemos otras fuentes como las particiones de herencias, compraventas entre familiares, legados de parientes solteros, incluso esquelas o informaciones en periódicos, revistas, instituciones diversas…
  6. Investiguemos verticalmente la ascendencia de otros probables parientes. Si sospechamos que podemos tener relación familiar con otras personas que tienen o tuvieron un apellido idéntico al que investigamos, será en ocasiones más sencillo que intentemos descubrir su genealogía hacia el pasado para determinar si hay o no entronque familiar.

En conclusión, si nos formulamos la pregunta de si es fácil llegar a conocer con absoluta certeza quienes fueron todos y cada uno de los hermanos de una persona del pasado tendremos que decir que no. Sin embargo, si llegamos a consultar la mayoría de los recursos comentados sí llegaremos a obtener una aproximación, quizás no total, pero sí muy cercana del entorno familiar.

 

Antonio Alfaro de Prado

 

25 comentarios en «Los hermanos de nuestros antepasados»

  • el 8 mayo a las 8:43 pm
    Enlace permanente

    Estupendo post Antonio.
    A mi me parece muy importante la información de colaterales que encuentro en mis búsquedas. Es más, busco activamente a todos los hermanos, si puedo, e intento confirmar las muertes infantiles. En muchos casos, sí tengo seguridad de conocer toda la descendencia de una pareja porque las fechas de nacimiento empiezan unos diez meses despues del matrimonio de los padres, las fechas de nacimientos se suceden con cierta frecuencia (cada uno o dos años) y posteriormente al último parto se sucede la muerte de la madre. Esto ocurre con bastante frecuencia, al menos en Murcia (Beniel) en los siglos XVIII y XIX, en mi familia.

    Respuesta
  • el 9 mayo a las 8:58 am
    Enlace permanente

    Muchas gracias por la información. Yo aparte de familiares directos como abuelo, bisabuelo o tatarabuelo, hago genealogia horizontal, buscando hermanos, tios y demás. Asi he podido saber que mi abuelo tuvo 6 hermanos y que uno falleció a los dos años, que mi bisabuelo tuvo 3 hermanos y que uno de ellos la mayor murio entre los 3 y 5 años. Asi que miro absolutamente todo. De mis tatarabuelos ya no sé si tuvieron hermanos, espero descubrirlo.

    Respuesta
  • el 9 mayo a las 10:44 am
    Enlace permanente

    Muy bueno el articulo para no estancarte en el árbol,son de mucha utilidad los antepasados colaterales pues te llevan a veces a conclusiones que desconociamos,yo en el mio tambien los incluyo conforme me van saliendo,y se averiguan cosas,si señor😊,un saludo

    Respuesta
  • el 9 mayo a las 2:58 pm
    Enlace permanente

    Excelente artículo Antonio. Personalmente a mi me obsesiona armar toda la red familiar, nunca me quedaría solo con una línea de descendencia. Aunque es bastante difícil hacerlo desde Argentina, sin embargo cuando fui a Galicia encontré algunos descendientes de los hermanos de mi bisabuelo. Claro que tuve que mostrarles un croquis con el árbol genealógico para mostrarles que éramos parientes ya que ellos desconocían la existencia de ese antepasado emigrado en el siglo XIX. Un saludo.

    Respuesta
  • el 9 mayo a las 4:40 pm
    Enlace permanente

    Enhorabuena por el artículo, una pregunta, ¿qué hacemos con ramas familiares aisladas con los apellidos que buscamos, que viven en el mismo municipio y que tenemos toda la certeza que pertenecen a nuestro árbol pero desconocemos el parentesco o el enlace genealógico? ¿La incorporamos a nuestro estudio?. Gracias por si me contestas a esta cuestión.

    Respuesta
    • el 27 enero a las 3:16 pm
      Enlace permanente

      Pues si sabes algún nombre de esa rama puedes ir investigando verticalmente subiendo hasta encontrar un nexo común (una pareja completa de padres o uno de ellos)

      Respuesta
  • el 17 agosto a las 7:46 am
    Enlace permanente

    Muy buena información
    Solo anadir que en muchos cementerios tienen registro de los ocupantes. A veces hay sorpresas, ya que se enterraban a esos niños, y a otros familiares enel mismo nicho

    Respuesta
  • el 27 octubre a las 1:28 pm
    Enlace permanente

    Estoy totalmente de acuerdo en la importancia de conservar los hallazgos casuales de los hermanos de nuestros familiares.
    Además, en el caso de un estudio genealógico descendente, como hice en el caso de los Coll de Beniel, muchos de los recursos que aconsejas fueron muy útiles para encontrar a todos los descendientes de una pareja valenciana establecida en Beniel a mitad del siglo XVIII hasta la actualidad. Si bien, a partir del primer tercio del siglo XX, es más dificil conseguir los datos que buscamos.
    Gracias Antonio, por esta lección de genealogía.

    Respuesta
  • el 7 diciembre a las 2:29 pm
    Enlace permanente

    Me parece muy interesante lo que cuenta en su entrada, yo estoy investigando también a los hermanos y en algunos casos, me han proporcionado información valiosísima y en algún otro me ha despistado (hermanos sólo de padre), pero es realmente fantástico poder conocer a toda la familia

    Respuesta
  • el 20 enero a las 7:28 pm
    Enlace permanente

    Buenas, el Sistema Sosa-Stradonitz no veo si incluye con numeros a los hermanos, pero he visto un sistema de ordenación de hermanos de un tal William Dollarhide, que le añade una numeración a los hermanos, por ejemplo si mi antepasado directo, mi bisabuelo lleva el número sosa 8, Dollarhide, le poner el número 0, al antepasado directo, y a los hermanos de éste, los números 1, 2, 3, etc, de manera que mi bisabuelo sería el 8.0, y un hermano suyo sería por ejemplo el 8.1, o el 8.2, si tuviera dos hermanos. Mi pregunta, conoces algo de esto, o lo he entendido mal al leerlo en internet. Gracias.

    Respuesta
  • el 4 mayo a las 9:28 pm
    Enlace permanente

    hola estoy buscando a los tataabuelosde parte de mi padre antonio gallego rojas y los padres francisco gallego polo y lucia rojas garcia y los padres de mi tatabuelos antonio diaz ciriero y hermenejilda quiles macayo de trujillo caceres y por mi tataabuelos de parte de mi madres bartolome gonzalez azores 24/8153 venia de la conquista y su mujer beatriz colina gimenez de trujillo caceres nacio 16/03/1858 gracias por su ajuda

    Respuesta
  • el 11 agosto a las 10:26 pm
    Enlace permanente

    Quisiera saber en que barco llego ni nonno Eulogio Garcia Beitia y sus hermanos a donde se fueron ellos salieron de vasco

    Respuesta
  • el 22 septiembre a las 11:44 pm
    Enlace permanente

    Agradecería ayuda para conocer si existen otros parientes de mi abuelo Matías Ramón Alfeñique nacido en Aragón España.

    Respuesta
  • el 10 octubre a las 4:57 am
    Enlace permanente

    Si mi abuelo nació en 1868 ó 1869 en Pontevedra. Habrá alguna posibiliad de encontrar sus datos de nacimiento?
    Su nombre era Ramón Alvarez Pérez

    Respuesta
  • el 11 junio a las 4:14 pm
    Enlace permanente

    FELICITACIONES POR SU ARTICULO , BUSCO LOS HERMANOS DE MI ABUELO VIRGILIO de la Guerra , NACIO EN PALENCIA Y CREO QUE ERA O VIVIO EN CARDEÑOSA

    Respuesta
  • el 27 agosto a las 12:22 pm
    Enlace permanente

    Mi abuelo francisco prado boveda era de san pedro de arcos asturia nacio 1892 sus padre francisco prado 1867 carmen boveda 1869

    Respuesta
  • el 2 septiembre a las 12:25 am
    Enlace permanente

    Estube en España en Julio buscando familia de mis abuelos .Peciña de mi abuela Eusebia Puelles Almada.
    Abuelo de Peñaflor de Ormija
    Severiano De Gonzalo Calvo
    llego a Chile creo en el año 1911 ,
    quisiera buscar información mas exacta de la familia y poder efectuar el arbol genealogico de la familia De Gonzalo Calvoesperando respuesta .
    Saludos cordiales.

    Respuesta
  • el 3 octubre a las 1:03 am
    Enlace permanente

    Buenas noches me gustaria que me ayudaran por favor con el acta de nacimiento de José Ascanio hijo de Arturo Ascanio Hernandez y Carmen Medina Mora en la fecha comprendida entre 1897 y 1914 fue inscrito en la parroquia Nuestra Señora de la Encarnación en Hermigua soy un ciudadano cubano y necesito por favor de su ayuda se los agradecería con mi alma y mi corazon espero no molestarlos saludos cordiales un gran fans

    Respuesta
  • el 7 octubre a las 9:17 pm
    Enlace permanente

    Solicito ayuda a quien esté familiarizado con la genealogía de la casa Bravo de Sobremonte. Sé que después de otorgar el marquesado se documenta bastante, pero la información que busco es anterior. Mi antepasado, Simón Bravo de Sobremonte y Navamuel, casado con María Moro Pastor. Esta señora es familia de Antonio Pastor, muy conocido en Carrión de los Condes. Y Simón, podría estar emparentado con Gaspar Bravo Ramírez de Sobremonte, que casó con María Ruiz de Navanuel alrededor del año 1600. Estos señores fueron padres de Gaspar Bravo Ramírez de Sobremonte, médico de cámara del Rey. La época, región y apellidos apuntan a un posible parentesco, pero no he encontrado datos sólidos. La familia aparece en geneanet, pero los nombres de las esposas no coinciden.

    Respuesta
  • el 23 noviembre a las 3:24 am
    Enlace permanente

    MI BISABUELO EREA DE TABERNAS EN ALMERIA Y TENIA UN CORTIJO.EL PRIMER APELLIDO ERA MARTINEZ.ESTUVO EN LA GUERRA DE CUBA. SE CASO CON MI BISABUELA CUYO PRIMER APELLIDO ERA LOPEZ QUE FALLECIO .
    MI ABUELA TENIA TRES AÑOS CUANDO MUERE SU MADRE Y SU PADRE SE VUELVE A CASAR. DE ESTE SEGUNDO MATRIMONIO TUVO HERMANASTROS…….MI ABUELA SE LLAMABA DOLORES MARTINEZ LOPEZ Y NACIO SOBRE 1886 APROX,……NO SE SI ME PUEDEN APORTAR ALGUN DATO .

    Respuesta
  • el 20 diciembre a las 8:09 pm
    Enlace permanente

    busco la historia de manuel de diego quintana nacio entre 1870 y 1900
    en el norte de españa

    Respuesta
  • el 30 diciembre a las 1:14 pm
    Enlace permanente

    Muy interesante! Yo estoy buscando extender mi árbol y he llegado a los abuelos de mi tatarabuela… Cómo estoy estancada estoy empezando a rastrear a los hermanos y primos de mi tatarabuela (en varios documentos dice que sus primos son los marqueses de Teverga y de Pinar del Río y coinciden los apellidos por lo cual trato de investigar ancestros comunes)

    Respuesta
    • el 18 enero a las 11:33 pm
      Enlace permanente

      Finalmente pude demostrar la relación familiar con los marqueses, gracias a una persona que me fotografió los documentos en España. Mis antepasados directos de 8va generación José Antonio Zaldúa y Magdalena Minteguiaga son también ancestros directos de los marqueses. Ahora me falta probar la conexión por la rama Carvajal. Saludos y gracias por los consejos!

      Respuesta
  • el 28 mayo a las 11:48 pm
    Enlace permanente

    hola ,yo busco informacion de mi bisabuela , lo unico que les puedo decir es que nacio en islas canarias entre 1880 y 1890 y se llamaba Fidencia Gonzales y salio para Uruguay a los 15 anos ..si ustedes fueran tan amables de darme alguna pista de que tengo que hacer , un millon de gracias

    Respuesta
  • el 22 junio a las 9:20 pm
    Enlace permanente

    Como conseguir en un registro el acta de matrimonio del año 1939-1940 de Josefa Novo Suárez y el acta de bautismo de su hijo Luis Pose Suárez

    Respuesta

Responder a juan carlos de diego gonzalez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »