¿En qué etapa evolutiva te encuentras? (¡genealógicamente hablando!)

 

Los aficionados a la Genealogía, o los más prudentes al menos, durante años rehusamos el apelativo de “genealogista” considerándolo excesivamente formal para quienes hemos aprendido de forma autodidacta. Y es que, a falta de diplomas oficiales, tendemos a considerarnos aprendices de genealogista a perpetuidad.

Pero si el autoaprendizaje puede resultar largo y plagado de errores, añadámosle además el hecho de que se han escrito y publicado decenas de libros genealógicos fantasiosos. Desde los antiguos tratados hasta nuevas obras que persisten repitiendo y amplificando los tópicos. Podemos encontrar auténticos disparates o, lo que es peor, medias verdades capaces de confundir al investigador mejor intencionado. Un terreno minado en el que solemos caer una y otra vez, con dolorosos resultados.

Intentemos definir las etapas de aprendizaje que suelen observarse entre los genealogistas:

1-Infancia/inocencia. El primer acercamiento a la Genealogía normalmente es espontáneo y despreocupado. Un buen día leemos un libro o recibimos información donde se nombra algún apellido nuestro y consideramos haber hallado la piedra filosofal que explica todo sobre la familia. Puede que consultemos una obra que nos informa con aparente rotundidad sobre la nobleza, antigüedad, heráldica y virtudes ancestrales. En otros casos estudios sobre minorías nos revelan que con nuestro apellido hubo judíos conversos, esclavos o personas pertenecientes a cualquier otro grupo social, étnico o religioso y automáticamente nos vinculamos a ellos, aunque hayan transcurrido siglos y el posible parentesco no esté probado en absoluto.

Es una etapa inconsciente pero francamente bonita ya que nos dedicamos a recrear toda una épica familiar y, muchas veces, un solo personaje o rama puede ocupar toda nuestra atención genealógica.

2-Adolescencia/inquietud. Cuando a la primera fase de acumulación incontrolada de datos comienzan a unirse los documentos que obtenemos en nuestras investigaciones (papeles familiares, partidas civiles o parroquiales, testamentos, etc.) nos surgen las primeras incongruencias. Un apellido peculiar pero que compartían a la vez amo y esclavo, noble y pechero, españoles y extranjeros. O tal vez una rama que procede de un lugar que nada tiene que ver con lo que habíamos imaginado, un salto de fechas que hace imposible el nexo que dábamos por seguro, unos nombres que no concuerdan con los tratados que habíamos consultado…

En este punto comenzamos a sospechar que la realidad puede ser diferente a lo que imaginábamos y que la investigación va a resultar más compleja y menos brillante de lo que nos prometíamos. Aun así, intentamos dejar aparcadas muchas de las incertidumbres y continuamos disfrutando de la mayor parte de las historias acumuladas en nuestra “infancia”.

3-Juventud/revolución. No obstante, si persistimos en las investigaciones, llega un momento en que nos damos cuenta de que muchas historias familiares y suposiciones que dábamos por ciertas son erróneas. Se produce un profundo desencanto y descreimiento. Si las fuentes que considerábamos fiables no lo son, ¿tiene sentido confiar en todo aquello que habíamos recopilado sobre nuestros supuestos antepasados?

Es el momento en que nos planteamos que hay que desconfiar, rechazar y criticar todo lo anterior. Nada de lo hecho nos sirve, hay que construir una genealogía nueva que rompa con todo lo anterior. Se trata de un avance muy importante porque nos hace conscientes de que todo debe probarse firmemente y que sólo el estudio desde el presente al pasado nos mostrará nuestras verdaderas raíces.

4-Madurez/ecuanimidad. Finalmente, cuando hayamos acumulado suficiente experiencia, llegará el momento en que tendremos suficiente juicio para determinar qué suposiciones iniciales eran ciertas y cuales no, qué fuentes fiables o parcialmente válidas y otras que no tenían fundamento. Seremos capaces de combinar documentos, bibliografía, informaciones orales… para poder avanzar en unos casos sobre hechos suficientemente  probados y en otros apuntar hipótesis que tengan cierta base pero que no están suficientemente acreditadas. Veremos que no todo es válido pero que también podemos ayudarnos de quienes nos precedieron.

No resulta fácil alcanzar la madurez ya que además implica descartar muchas ascendencias sugerentes y sacar a relucir personas y hechos que muchas veces son tan anodinos como la vida misma, así como sucesos relativos a nuestros antepasados que podríamos llamar políticamente incorrectos.  Pero es precisamente esta honestidad la que nos permitirá dibujar una genealogía lo más rigurosa posible, basada en hechos y no en suposiciones o leyendas.

Desgraciadamente, el paso de unas etapas a otras no siempre es cuestión de tiempo. Hay quienes permanecen anclados en la infancia o adolescencia genealógica, escogiendo aquello que tanto les gustó creer, pese a las señales que les muestran que puede distar enormemente de la realidad.

Sin embargo, la mayoría de quienes perseveran en las investigaciones y hacen prevalecer las certezas, con honestidad, son capaces de alcanzar la madurez y de ser llamados con merecimiento genealogistas.

22 comentarios en «¿En qué etapa evolutiva te encuentras? (¡genealógicamente hablando!)»

  • el 1 marzo a las 10:02 am
    Enlace permanente

    Ha explicado usted con absoluta certeza el proceso que seguimos los aficionados a la genealogía. Ese ha sido mi caso, hasta el punto de tener una web plagada de trolas, web que hace unos días he sacado de la Red avergonzado. Veremos si a partir de ahora tengo la fuerza suficiente para afrontarlo con seriedad. Gracias

    Respuesta
  • el 2 marzo a las 9:44 pm
    Enlace permanente

    Muy acertado todo lo que dices. Lo difícil es construir una genealogía cuando las personas que conforman la base de tu estudio carecen de documentación salvo la puramente obligada por el concilio de Trento.

    Respuesta
  • el 5 octubre a las 6:05 pm
    Enlace permanente

    magnífico artículo,he pasado por esa etapa inicial y rectificar algunos datos que creía seguros,ahora solo me fío de los documentos de partidas,referencias del antepasado en libros,y tratando le leer todo lo que puedo,es un investigación apasionante,comenzó como una tarea escolar de mi nieta,y se convirtió en mi hobby,gracias por su publicación,me levanta la moral.

    Respuesta
  • el 23 agosto a las 10:22 pm
    Enlace permanente

    quiero hacer esta comentario para todas las personas que se vallan a escribir en esta pagina de árbol genealógico para que pongan algo interesante no cosas bobas en esta pagina se los aconsejo a todas las personas de esta pagina

    Respuesta
  • el 13 junio a las 1:01 pm
    Enlace permanente

    busco algun dato sobre un familiar

    Jose Tomas Ferrer
    Nacido en Tarragona 18 Febrero de 1877

    Respuesta
  • el 19 noviembre a las 11:41 am
    Enlace permanente

    Buenos días:
    he solicitado una copia literal de partida bautismo de 1907 y 1909 de mis abuelos ya fallecidos a una parroquia de un pueblo de Cuenca y el párroco me dice que tengo que ir presencialmente por la nueva Ley de Protección de Datos ya que están fallecidas. Yo lo he solicitado via correo como he hecho con otras parroquias y siempre me las han facilitado. No tengo derecho a que me lo envíen por correo postal o electrónico? Yo vivo en Madrid. O el Sr cura está en lo cierto? Gracias.

    Respuesta
  • el 22 noviembre a las 11:33 pm
    Enlace permanente

    quisiera saber acerca de los emigrantes de españa hacia cuba q cargen mis apellidos

    Respuesta
  • el 3 abril a las 1:37 am
    Enlace permanente

    Busco familiar gonzalo Campo oti de dio.tuerto la cavada hijos miguel Campo y luciana oti nanci 1869 familiar balbina perez

    Respuesta
  • el 1 mayo a las 12:48 pm
    Enlace permanente

    Hola busco datos de mi tatarabuelo Francisco Santos. Cuando llego a Argentina. Uno de sus hijos Venancio Santos.

    Respuesta
    • el 22 octubre a las 5:27 pm
      Enlace permanente

      Escribi a CEMLA, Centro de Inmigrantes y pedi el Certificado de ingreso al país de tú abuelo. Te lo mandan enseguida

      Respuesta
  • el 11 octubre a las 2:02 am
    Enlace permanente

    Busco procedencia de mi bisabuelo español se llamaba benigno cañete verdecia

    Respuesta
  • el 23 octubre a las 2:59 pm
    Enlace permanente

    Hola a todos. Intento hacer contacto con RODOLDO PAREDES HUERGO, se que vive en Gijon. DNI. 10.718.420 Y. Es descendiente de la fa ilia de mi abuelo materno. Escribo desde Buenos Aires. Argentina.

    Respuesta
  • el 15 noviembre a las 9:30 pm
    Enlace permanente

    Llevo tres años estudiando mi genealogía y ya perdí la cuenta de cuantas antepasados encontré; unos 800. Ahora estoy en la fase de intentar conocer algo de sus biografías, profesiones, conocer la vida cotidiana en aquellos lugares. Tengo la suerte de tener muchísimos antepasados en Albacete y en Cantabria, cuyas hojas parroquiales están tan bien documentadas. En este blog estoy volcando poco a poco toda la información, por si es de interés de alguien. Los pueblos de donde más he investigado y de donde son mis antepasados son La Gineta en Albacete, San Fernando en Cádiz, Roiz en Santander, y Paterna de Rivera en Cádiz. Un cordial saludo.
    https://sites.google.com/site/arbolroiz/

    Respuesta
    • el 15 noviembre a las 9:33 pm
      Enlace permanente

      Llevo tres años estudiando mi genealogía y ya perdí la cuenta de cuantos antepasados encontré; unos 800. Ahora estoy en la fase de intentar conocer algo de sus biografías, profesiones, conocer la vida cotidiana en aquellos lugares. Tengo la suerte de tener muchísimos antepasados en Albacete y en Cantabria, cuyos libros parroquiales están tan bien documentados en familysearch. En este blog estoy volcando poco a poco toda la información, por si es de interés para alguien. Los lugares más frecuentes de donde son mis antepasados serían: La Gineta en Albacete, San Fernando en Cádiz, Roiz en Santander, y Paterna de Rivera en Cádiz. Aunque también Tarazona de la Mancha, La Revilla en Cantabria, Cárdenas en La Rioja, Cádiz, Portas y Sanxenxo en Pontevedra, Albacete, etc.

      Respuesta

Responder a Rosa H.Rodríguez León Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »