¿Descendemos de todos nuestros antepasados?

Imaginemos un árbol genealógico ideal que recoja por completo 15 generaciones de antepasados. Se remontará aproximadamente unos 500 años atrás. Por simplificación, consideraremos que no ha habido consanguinidad ni ilegitimidades o adopciones encubiertas. En este escenario, la generación más lejana estará compuesta por 32.768 personas. Afirmaremos, según la terminología genealógica, que son nuestros antepasados directos, es decir, que descendemos de ellos.

Ahora bien, teniendo en cuenta que ya de por sí es una abultada cifra y que además se duplicará hasta cantidades ingentes si avanzamos algunas generaciones más, cabe plantearnos una duda a medio camino entre la genealogía y la genética: sabemos que nuestro ADN es resultado de miles de sucesivas combinaciones pero ¿almacenamos en nuestros genes un poco de todos y cada uno de nuestros antepasados por remotos que sean?

El hecho es que no contamos aún con bases de datos de ADN tan antiguas y completas respecto a una sola persona para responder con resultados reales, pero con los conocimientos actuales sobre transmisión y patrones de combinación genética en humanos sí se podría realizar una estimación. Y de hecho la podemos encontrar en el blog de Graham Coop, miembro del Departamento de Evolución y Ecología de la Universidad de California en Davis, cuya propuesta voy a intentar explicar. Habrá que entrar en algunos conceptos un tanto áridos de genética y formulación, pero serán el soporte necesario para evaluar si nos parece correcta la hipótesis.

La desigual transmisión del adn

El punto de partida será definir qué entendemos por material genético y cual es el mecanismo de transmisión entre generaciones. Volviendo a los criterios expuestos en fundamentos del ADN, consideraremos que el ADN de cada persona es el conjunto contenido en los 23 pares de cromosomas presentes en las células humanas más el material genético que almacenan sus mitocondrias.

Las mitocondrias se heredan íntegramente de la madre, lo que quiere decir que en cada generación de antepasados solo contamos con un donante de ADN mitocrondrial, que sería la abuela materna directa enésima. Igualmente restrictivo para los hombres es la transmisión del cromosoma masculino Y, necesariamente presente en el par de genes 23; todo varón tiene un solo donante de este cromosoma en cada generación anterior, procedente siempre de su padre, y en cada generación anterior sólo hay un origen, el abuelo paterno directo enésimo. Por tanto, en cuanto a estos dos componentes de nuestro ADN ya conocemos la respuesta; tan solo tendremos 2 antepasados genéticos sea cual sea la generación que consideremos.

Transmisión del ADN

Donde sí hemos heredado efectivamente un conjunto de material genético de muchos de nuestros antepasados es en los restantes 22 pares de cromosomas no sexuales (numerados del 1 al 22 y denominados autosomas) así como en el cromosoma o cromosomas X del par 23 que determinan el sexo femenino (hará uno de ellos en los hombres y dos en las mujeres). Estos últimos cromosomas, siguen un patrón de transmisión diferente al resto por cuanto pueden ser dobles en las mujeres o uno solo en los hombres y tienen oportunidad o no de combinarse. Para simplificar el análisis nos centraremos en los primeros 22 pares ya que las conclusiones serán esencialmente las mismas. Veamos cómo se transmiten los autosomas.

Cada persona recibe de sus padres un 50% de material genético autosómico. Cada progenitor le transmite 22 cromosomas que se unen a otros tantos y forman los nuevos 22 pares. Estos cromosomas que lega cada progenitor son el resultado de que sus propios pares de cromosomas, nombrados siempre por pares puestos que físicamente son dos larguísimas hebras unidas permanentemente, se desligan para unirse al material genético del otro progenitor. Si simplemente se desunieran las hebras y se transmitiera íntegramente una de ellas, estaríamos legando a nuestro hijo un cromosoma idéntico al que heredamos de uno de nuestros padres. En ese caso, el hijo tendría 22 pares de cromosomas, mitad del padre y mitad de la madre exactamente iguales a los que podríamos encontrar repartidos entre los respectivos cuatro abuelos. Y esto querría decir que nuestros 22 pares sólo tendrían como máximo su origen en 44 antepasados diferentes, donantes de los respectivos cromosomas, cifra que no aumentaría por muchas generaciones atrás que nos remontásemos.

Sin embargo, cuando se produce la partición de los pares de cromosomas no tiene lugar una simple desunión de las dos hebras unidas sino que se producen recombinaciones, se transfieren segmentos de una hebra a otra y la elegida es en realidad es una mezcla de ambas; por tanto, el cromosoma que heredará nuestro hijo no será una sencilla partición de nuestro par cromosómico sino un auténtico «collage» del par del que procede. Un nuevo y único cromosoma diferente a los dos que lo crearon, con segmentos de ambos en una proporción y cantidad que puede ser muy variable.

Ejemplo de transmisión de las cadenas de ADN en los autosomas
Los pares de cromosomas autosómicos se combinan en cada generación, dando lugar a una incesante «lotería genética».

Llegamos a la clave del razonamiento, puesto que si somos capaces de determinar cuantos «trozos» diferentes de material genético hemos podido heredar de cada generación de antepasados podremos compararlo con el número total de éstos. Si el número de estos segmentos supera al de los antepasados podríamos descender de todos ellos (aunque habría que valorar el efecto de que más de un segmento provenga de un solo antepasado). Pero si hemos heredado menos segmentos que antepasados tenemos para esa determinada generación entonces será evidente que no descendemos genéticamente de todos ellos.

Comenzaremos con la sencilla fórmula que nos calcula el número de antepasados por generación. Sabiendo que esta cifra parte de 2 y se duplica a medida que retrocedemos, la cifra de antepasados vendrá dada por 2^k, siendo k el número de generaciones que consideramos. En el supuesto de partida sabemos que 15 generaciones hacia atrás teníamos 2^15 antepasados, 32.768 personas.

Menos intuitiva es la estimación de los bloques genéticos que hemos heredado de cada generación anterior. Como mínimo tenemos la certeza de que cada progenitor nos ha legado 22 bloques genéticos, que son los cromosomas que invariablemente se transmiten. Pero además hay que añadir las recombinaciones puesto que esos 22 cromosomas son en realidad un «collage» de los dos cromosomas parentales. Sin embargo, no existe una cifra fija de recombinaciones y sabemos que son más frecuentes en unos pares de cromosomas que en otros, influyendo también el hecho observado empíricamente de que la tasa de recombinaciones es mayor en las mujeres (es decir, aunque transmiten la misma cantidad de ADN, está más fragmentado que en los hombres).

Basándose en los datos experimentales, Coop considera un promedio de 33 recombinaciones esperadas por parte del material genético que nos lega cada antepasado, lo que indica que de cada uno recibiremos un conjunto de 55 bloques, 22 por cada cromosoma más 33 recombinaciones. Si lo aplicamos al total de bloques heredados de una determinada generación anterior lo formularemos como 2*(22+33*(k-1)). La fórmula comienza por 2 ya que estamos calculando los bloques heredados por cada progenitor y considerando 2 progenitores. 22 son los cromosomas, 33 la cifra promedio de recombinaciones y k la generación de referencia.

Diversidad de antepasados y de ADN recibido

Gráficamente puede observarse cómo la cifra de cadenas de ADN diferentes que podemos heredar tiene un crecimiento notablemente más lento que la cifra de antepasados totales, que aumenta exponencialmente. Es decir, hasta la novena generación podríamos descender de todos nuestros antepasados, pero a partir de ahí nuestra herencia genética es mucho más limitada y se dispara la cifra de antepasados de los que no somos descendientes genéticos.

Por tanto, como podríamos prever, la probabilidad de que en nuestros genes se conserve alguna secuencia de un antepasado decae a medida que más lejano es éste. Pero lo sorprendente es que esta probabilidad no desciende proporcionalmente sino que literalmente se desploma a partir del punto de inflexión que marca la novena generación.

Desarrollando esta estimación, sería también calculable la probabilidad de descender o no genéticamente de un antepasado en función de la distancia generacional con él. Para ello Coop se basa en la fórmula estadística de la distribución de Poisson estableciendo que la probabilidad de no descender de una persona se determinaría por la fórmula exp(-(22+33*(k-1))/2 (k-1)), de modo que la probabilidad inversa, la de sí descender, es de 1-exp(-(22+33*(k-1))/2 (k-1)). La justificación y detalle de este planteamiento pueden consultarse en el blog de Coop.

El resultado de esta fórmula es muy interesante como puede comprobarse:

Probabilidad de descender de un determinado antepasado

La probabilidad de descender genéticamente de nuestros antepasados más cercanos se mantiene casi en el 100% hasta la quinta generación. A partir de la sexta se inicia un descenso muy brusco y la probabilidad llega ser menor al 1% a partir de la 16º generación y del 1 por mil en la 23º. Aunque la probabilidad decae casi hasta cero esto obviamente no quiere decir que no descendamos de ningún antepasado de la generación 23º sino que habiendo tantos antepasados totales, hay muy pocas posibilidades de que uno en concreto nos haya legado una cadena de ADN.

Como conclusión hay que recordar que estas cifras son estimaciones basadas en promedios y que por tanto no deben ser tomadas como referencias absolutas. Se han elaborado considerando que no existe ningún tipo de consanguinidad, algo que a medida que retrocedemos resulta inevitable y creciente. La simulación puede ser muy apropiada para un horizonte de hasta 15 generaciones, como planteamos al inicio. A partir de ahí la cifra total de antepasados resulta imposible en la práctica ya que puede llegar a superar a la población total del país. Y por tanto, la probabilidad de descender de una determinada persona seguirá en las primeras generaciones una curva descendente como hemos visto pero llegará un momento en que comenzará a incrementarse de nuevo puesto que si nos remontamos a épocas donde las cifras de población eran muy bajas, puede ser altamente probable que descendamos de aquellas personas.

Recordemos también que hemos descartado a nuestra antepasada directa femenina (ADN mitocondrial) y el paterno directo (ADN-Y) en el caso de los varones, que nos añadirían dos personas que en cada generación sabemos que han sido ascendientes directos nuestros. Tampoco consideramos los cromosomas sexuales femeninos X que aumentarían a su vez la cifra de antepasados genéticos, con doble incidencia en las mujeres (portadoras de XX) respecto a los hombres (cuyo par 23 se compone de XY).

El modelo de Coop parece bastante consistente aunque sus resultados dependen directamente de la variable estimada de recombinaciones. No obstante, aunque pueda variar sensiblemente en un sentido u otro la comparativa entre segmentos de ADN heredados y número de ancestros, que es el argumento clave de la propuesta, parece no haber duda de que podemos dar respuesta a la pregunta inicial: no descendemos de todos nuestros antepasados. Y de hecho se puede atisbar que en toda genealogía habrá grandes grupos de antepasados que no sean ascendientes genéticos, cada vez más amplios y mayoritarios a medida que nos alejamos en el tiempo. Quizás debamos cuestionarnos, o al menos relativizar, algunos principios genealógicos que solemos considerar fundamentales e incluso reflexionar sobre qué sentido y alcance tiene nuestro árbol genealógico familiar cuando se aleja cientos de años del presente…  pero ello será motivo de un nuevo post.

Antonio Alfaro de Prado

52 comentarios en «¿Descendemos de todos nuestros antepasados?»

  • el 22 septiembre a las 7:33 am
    Enlace permanente

    Sensacional este post Antonio. Y muy de actualidad. Es un tema que me viene preocupando desde hace un tiempo, y creo que con tus explicaciones me ha quedado bastante claro, que en mi árbol de costados del que tengo identificados a la mayoría de mis antecesores hasta la 11 generación, ya entramos en esa zona en la que nuestros ascendientes no están significativamente presentes en mis genes. Lo veo también desde el punto de vista positivo, ya que hasta la sexta generación existe más del 95% de probabilidad de que cualquier antepasado nos haya pasado, cadenas de genes. Esto me reafirma en mi idea del gran interés que debería despertar el conocer nuestra genealogía básica, hasta los tatarabuelos o los cuarto abuelos (5ª y 6ª generación) para saber muy aproximadamente de donde venimos.
    Además la información de la herencia genética segura desde la madre y todas las abuelas materno maternas en el ADN mitocondrial así como del cromosoma Y desde el padre y todos los abuelos paterno paternos, ha supuesto algo nuevo para mi y un dato muy interesante.
    Otro tema distinto sería conocer las probabilidades de fenotipo según el genotipo que heredamos. Esto es, qué características genéticas se van a expresar, o vamos a poder observar de entre todo el bagaje genético que nos aportan nuestros antepasados?, si seremos más altos o más bajos, rubios o pelirrojos, con carácter fuerte o pusilánimes?,
    Pero esto quizás daría para otro post.
    Gracias Antonio por este genial artículo, muy documentado.

    Respuesta
    • el 22 septiembre a las 5:51 pm
      Enlace permanente

      Muchas gracias Eugenio, de paso has hecho un excelente resumen 🙂 Siempre he tenido la sensación de que cuando nos adentramos en las genealogías muy antiguas la relación de vínculo con esas personas se va diluyendo hasta prácticamente desaparecer, algo que es precisamente lo contrario a lo que nos mueve a conocer nuestra genealogía.
      Aquí planteo cómo se nos ha transmitido el ADN, otra cuestión, como mencionas, es la influencia que ejerce nuestra genética en el fenotipo, en el carácter y otros rasgos de cada persona, entrando en juego también los factores ambientales. Pero es una materia ya netamente de los genetistas, quizás cuando estén más claros los parámetros de transmisión y manifestación podamos incluso culpar o agradecer a determinados antepasados por la herencia recibida. Que tiemblen los antepasados vivos!!!

      Respuesta
  • el 22 septiembre a las 3:54 pm
    Enlace permanente

    Es absurdo el planteamiento. Mis antepasados hace 500 años en 15 generaciones pueden variar matemáticamente entre 32768 y dos personas. La consanguinidad es un hecho incuestionable en todas las genealogías. Imaginemos que dos jóvenes llegan a una isla desierta y desde entonces su descendencia se ha mantenido al margen del mundo. Cualquiera de sus descendientes podría hoy decir que tiene más de 30 000 ancestros el décimo quinta generación. En realidad solo fueron dos sus antecesores en dicha generación.

    Respuesta
    • el 22 septiembre a las 5:55 pm
      Enlace permanente

      Hola, la verdad es que no es muy real el planteamiento de 2 personas que en 500 años tienen progenie endogámica sin mezcla externa. Por supuesto, en ese caso el 100% se ha heredado de «todos» nuestros 2 antepasados, con una carga de taras y enfermedades que no queremos ni imaginar.
      Para los casos más habituales, hay que considerar que debe haber una tasa razonable de consanguinidad pero que también muchas ramas serán foráneas y se ajustan a los parámetros de esta estimación.

      Respuesta
  • el 14 marzo a las 4:49 pm
    Enlace permanente

    Quisiera saver los antepasados de mi padre Evaristo Eguren Aurrecoechea . Nacido en Arrigorriaga el año 1899

    Respuesta
    • el 18 septiembre a las 6:00 pm
      Enlace permanente

      Si conoces la mecanica de este asunto lo tienes facilito para encontrar a tus antepasados

      Respuesta
  • el 21 octubre a las 11:13 pm
    Enlace permanente

    Muy buena exposición D. Antonio Alfaro. En mi humilde opinión, si bien es muy posible, como se plantea en el supuesto de no consanguineidad, que no tengamos material genético de todos nuestros antepasados, yo tiendo a pensar que la relevancia y por tanto el alcance de conocer las generaciones anteriores, no varía en función de estos resultados. Cierto que puede que no tenga razón de ser desde el punto de vista genético, pero, ¿acaso los enlaces anteriores de nuestros antepasados que supuestamente no nos aportan material genético, no propició que se iniciara la cadena genética que nos trajo a nuestros días? Quizás no sería propiamente dicha nuestra GENE-alogía, pero si la de nuestros antepasados. ¿O lo que aprendimos o vivimos a los 10 años no ha tenido influencia en nuestro día a día? Un saludo y nuevamente mis parabienes por su exposición.

    Respuesta
    • el 15 agosto a las 10:34 pm
      Enlace permanente

      Todos los seres humano de este hermoso planeta tierra somos descendientes de un solo ancestro desde hace 110.000 año después del diluvio que se acabo la generación de Adán y eva quedando solamente Noe y su familia y toda esta familia quisieron construir la torre de babel pero se les derrumbo y después la confusión que tuvieron y después cada uno formo su pueblo. Somos diferentes en estatura y color, esto según el lugar que se desarrollo cada persona, en le hielo, en el desierto, o en los mares o en los ríos, (todo somos hermanos).

      Respuesta
  • el 24 junio a las 5:45 am
    Enlace permanente

    Mi abuela nació en la Provincia de Granada, España, alrededor del 1900, en las Alpujarras, supuestamente en Sorvilan, eran protestantes, probablemente llegados de Navarra, pero cuando fue mi hijo, no encontró rastros de gente de mi religión en ese lugar. Hay un pueblo y un municipio con ese nombre, pero son lugares diferente?

    Respuesta
  • el 15 agosto a las 10:15 pm
    Enlace permanente

    Donde hay un Castro en cualquier parte del mundo somos familia el apellido Castro es el mas antiguo del mundo, por que se avenido mejorando desde unos 80.000 a.c. y unos 30.000 después d.c. y en tes lapso a tenido unos cambios drásticos en el apellido Castro e inclusive a venido mejorado el escudo del apellido Castro y en sus cambios son: Castra, Catral, Castrun y finalmente antes del 884 que ya fueron los verdaderos Castro hasta el día de hoy y somos hijos de los primeros Árabes que descubrieron la península ibérica y estos fueron los primeros reyes de España.

    Respuesta
  • el 14 diciembre a las 8:29 pm
    Enlace permanente

    Desciendo de Francisco de Aguirre conquistador español de Chile y Argentina el cual desciende de los reyes de castilla y leon y estos a su vez de personajes como mahoma ,Gullermo I primer rey normando de inglaterra y este de vikingo rolo primer duque de normandia ,también de la dinastía de los Comnenos emperadores del imperio vizantino ,de almos rey de los magiares ect . mi antepasados por línea de mi bisabuelo como expuse son bastante interesante s . me gustaría saber si hay por centaje de adn de ellos en mi

    Respuesta
    • el 15 diciembre a las 1:15 am
      Enlace permanente

      Si bien es posible enlazar su genealogía con don Francisco de Aguirre a través de los registros que nos llevan desde nuestros días hasta esa época, yo, particularmente, soy bastante escéptico con las genealogías anteriores a las que podemos comprobar nosotros mismos mediante los diferentes archivos.
      Esas supuestas genealogías las llamo «relativas» puesto que no tenemos la certeza de que fuesen así y no fuesen falseadas para mayor gloria de quienes se les atribuyen esas genealogías «relativas». Y eso que yo también figuro en esa supuesta descendencia…

      Respuesta
  • el 20 diciembre a las 1:32 am
    Enlace permanente

    He llegado a asumir que está bien argumentado siguiendo los enlaces en cadena (porque si no, no hay quien lo entienda). Pero entonces me surge un problema: aparentemente dos poblaciones del mismo origen pero aisladas entre sí unos 300-500 años empezarían a ser tan distintas como si llevaran milenios separadas, puesto que nada heredan de ningún antepasado común (con muy alta probabilidad, sobre todo si las poblaciones en sí o sus fundadores son pequeños en número). Pero eso no es lo que vemos en la realidad: los paleoeuropeos y las gentes de Asia Occidental de la época no eran tan distintos entre sí como respecto a los chinos o africanos, a pesar de llevar separados unos 20.000 años. Y se ve en otros muchos ejemplos: los papúes tienden a Asia Oriental a pesar de llevar separados 40.000 años al menos y no parecerse en nada en lo visible.

    Así que lo que vemos en la realidad es que las poblaciones no sufren en general ese colapso de la herencia, sino que mantienen en gran medida al menos la afinidad genética relativa a nivel de autosomas. Podría ser un efecto acumulativo pero estamos hablando de ramificaciones en el Paleolítico, con poblaciones efectivas siempre pequeñas.

    Ahí lo dejo.

    Respuesta
  • el 18 enero a las 3:18 pm
    Enlace permanente

    que significa eso, que recibimos nada de esos antepasados o que no recibimos genes? Que pasa con el llamado ADN basura???
    No es claro del todo el articulo me parece

    Respuesta
  • el 23 abril a las 8:15 pm
    Enlace permanente

    Grosero error: el óvulo aporta un núcleo con ADN nuclear y en el citoplasma organelas y entre ellas mitocondrias con ADN mitocondrial. El espermatozoide no aporta mitocondrías pues se eliminan en el momento de penetrar la membrana pellucida, es decir sólo entrega al óvulo un núcleo que podrá ser xx o xy; mientras que el óvulo tendrá sólo xx. Ahora bien en ambos casos los x procederán de una madre o de un padre, lo que es aleatorio.

    Respuesta
    • el 24 abril a las 6:07 pm
      Enlace permanente

      La cadena de ADN puede contener genes procedentes de distintos antecesores salvando incluso cientos de generaciones.
      La chatarra genética puede expresarse en cualquier momento.
      Las mitocondrias, aportadas por el óvulo intervienen en los mecanismos energéticos y otros de las células y no intervienen en la información que dan los ADN nucleares

      Respuesta
    • el 24 abril a las 7:03 pm
      Enlace permanente

      La cadena de ADN nuclear tiene entre 20000 a 25000 genes los que se intercambian en las diferentes generaciones.
      La teoría del Implexo explica como es que individuos de generaciones lejanas entre sí pueden unir descendientes de personas de diferentes generaciones de parientes
      Aclaración, el óvulo aporta un x, y el espermatozoide un X o un Y

      Respuesta
  • el 6 julio a las 4:06 pm
    Enlace permanente

    descendemos sin duda de todos nuestros antepasados. Sin la existencia de ellos, no estaríamos donde estamos. Seguramente no tenemos información genética de muchos, pero descendemos de todos, sin duda alguna.

    Respuesta
  • el 27 julio a las 2:00 pm
    Enlace permanente

    Las especulaciones matemáticas, cuando se cruzan con la vida real siempre son muy fascinantes, y además, siempre arrojan una nueva luz sobre el punto de vista para observar un mismo hecho; no obstante, lo que a mí me impresiona más, es aceptar que en la cadena de vidas humanas que han hecho posible que ahora esté escribiendo este mensaje, el azar ha hecho de las suyas, la fortuna ha querido arbitrariamente que mis antepasados se encontraran y dejaran su simiente antes de que sus vidas se interrumpieran. Cuanto más atrás en el tiempo más insólito se vuelve que estos hayan atravesado hambrunas, guerras, accidentes de todo tipo, cataclismos, epidemias, etc… sin que la azarosa cadena humana se contara… Hay que decir que finalmente soy hijo del azar!

    Claudio Barbará (Buenos Aires, Argentina).

    Respuesta
  • el 29 noviembre a las 12:19 pm
    Enlace permanente

    Mu interesante megustaria saver de mis abulos paterno y materno vargas Rozas y Figueroa huelta Rozas Asenjo

    Respuesta
  • el 24 febrero a las 10:32 pm
    Enlace permanente

    Y que pasa cuando en cada generacion anterior y por doce generaciones ha habido matrimonios de primos hermanos y primos segundos y tu padre y tu madre tambien tienen un parentezco?

    Respuesta
    • el 4 marzo a las 1:36 pm
      Enlace permanente

      Pues se produce «inbreeding» (endogamia) que es que la diversidad genética de la persona resultante queda muy reducida, lo que suele producir problemas, ya que es demasiado fácil tener dos copias del mismo gen dañino recesivo. No es necesariamente el caso en todos los genes, puede ocurrir también que concentre dos copias de un gen muy positivo, pero en general la tendencia es mala y hay ejemplos históricos muy marcados, el más conocido el de la rama española de los Habsburgo.

      En general la naturaleza prefiere al menos cierta distancia genética para producir un genoma individual con buenas probabilidades de ser «bueno». Sin embargo también hay cierta tendencia a buscar lo parecido y algún estudio apuntaba que habría un óptimo de unos cuatro grados de parentesco de distancia. Sin embargo hacia mayor distancia ese «óptimo» decaería sólo muy muy muy lentamente, mientras que hacia menor distancia colapsa muy abruptamente.

      A pesar de eso, por razones de comunalismo o de preservación de la propiedad familiar en sistemas de herencia «divisionista», eso que cuentas sí que ocurre, pero cabe poca duda de que no es deseable desde un punto de vista biológico.

      Respuesta
      • el 9 marzo a las 5:45 pm
        Enlace permanente

        Quiero conocer fecha y lugar exacto de nacimiento en España de mis abuelos y bisabuelos paternos. Ellos se llaman abuelos Santiago Novoa Sánchez y Magadalena Barrios Esrevez y sus padres o sea mis bisabuelos son Angel Novoa, Dominga Sanxhez y Luis Barrios, Aleja Estevez. El nombre de mi padre es Sixto Santiago Novoa Barrios y los hermanos de mi padre eran Angel, Dominga, Enedina, Ramon y Eugenio. Espero ayuda y respuesta. Muchas gracias

        Respuesta
  • el 23 abril a las 6:56 pm
    Enlace permanente

    No entiendo nada, si tengo adn, es porque lo he hederado de mis antepasados no? si no no existiría, por muy lejanos que sean de 1000 años

    Respuesta
    • el 24 abril a las 2:39 pm
      Enlace permanente

      Tu genoma (excepto mutaciones) deriva de tus antepasados, pero NO DE TODOS ellos por igual y, a largo plazo, no de todos porque el legado de algunos se va perdiendo al azar.

      Respuesta
      • el 24 abril a las 5:13 pm
        Enlace permanente

        Gracias por responder, eso que comentas si tiene lógica no tenemos la misma carga genética de todos por igual, ya que esta el factor azar y en la meiosis podemos transmitir a nuestros hijos 75% de nuestro padre y 25% de nuestra madre, hasta ahí todo claro.Pero este articulo dice que toda la población , en la generación 23 ya no comparte ningún gen con nuestros antepasados. Por lógica algunas personas ante pasadas primitivas sus genes si que perduran con personas actuales, si no no existiríamos. No se este articulo esta muy rebuscado, esta mas redactado o bien no lo entiendo

        Respuesta
        • el 25 abril a las 1:37 am
          Enlace permanente

          La probabilidad de herencia nunca es cero, pero decae a casi cero a partir de la 16ª generación (unos 480 años). Ten en cuenta que en esa generación tienes 2^16 ancestros, es decir: 65.536 antepasados/-as. Si no decae más rápido (1/65.000 es mucho menor que 1%, es c. 1 por 10.000 = 0,00001) es por que en la práctica muchos antepasados/-as empiezan a aparecer en varias ramas ancestrales a la vez y porque muchos genes son idénticos incluso para toda la humanidad (o incluso todos los vertebrados).

          Sabes esa historia del sabio que enseñó a jugar al ajedrez al rey? La de los granos de trigo o arroz que se multiplican por dos cada casilla, pues lo mismo: en seguida la cifra que obtienes se vuelve disparatada… y sólo hemos cubierto dos filas del tablero.

          Respuesta
  • el 24 abril a las 12:37 am
    Enlace permanente

    Ayuda!!!!!!!
    Si la tierra fuera desierta, excepto una pareja, estos tienen hijos sucesivamente hasta 2.000 años, los últimos nacidos no tendrían ningún gen independiente de la pareja inicial??? es lo que dice el articulo

    Respuesta
    • el 24 abril a las 2:41 pm
      Enlace permanente

      En 2000 años habrían acumulado algunas mutaciones, suponiendo que sobrevivieran, porque estás hablando de un cuello de botella extremo, de endogamia fundacional máxima, lo que muy posiblemente haga a la población inviable (no hay diversidad genética alguna, salvo mutaciones).

      Respuesta
      • el 21 enero a las 8:38 pm
        Enlace permanente

        muy interesante de cualquier modo. En 300 años, si vivimos mucho tiempo, casi nada quedará de nosotros, no obstante lo cual algo transmitiremos, que se irá modificando.
        No queda claro del todo la cuestión, creo porq aún no está establecida y estudiada por completo.

        Respuesta
  • el 2 junio a las 12:25 am
    Enlace permanente

    Quisiera hacer una pregunta, desde luego que la mayor parte de lo que ahí dice no lo entiendo, soy simplemente ama de casa,esta es mi pregunta si yo tengo un 0,8% de equis etnia eso quiere decir que el antepasado de quien heredé ese porcentaje está en el rango de la 16 generación?

    Respuesta
    • el 2 junio a las 7:47 am
      Enlace permanente

      No necesariamente: 0,8% está en el rango de «ruido», dónde exactamente trazas la línea es poco claro pero yo diría que todo lo que esté por debajo del 2% deberías ignorarlo porque es demasiado impreciso. Incluso por encima es dudoso en algún grado, ahora ya si te da más del 5%, entonces es más significativo seguramente.

      A no ser que seas africana (o de raíz reciente en ese continente), tendrás aprox. 2,5% de neandertal y eso no quiere decir que sea reciente: es muy antiguo pero está «fosilizado» en el genoma humano de las poblaciones «macro-asiáticas» (o «no-africanas») porque es un «efecto fundador». Igualmente puedes tener diversas herencias que parecen ser esto o aquello pero en realidad son parte del bagaje de tus ancestros más «normales» (menos inesperados), o, como digo, meramente ruido, porque al final es una aproximación estadística y las estadísticas son algo imprecisas siempre.

      Respuesta
  • el 10 agosto a las 12:52 pm
    Enlace permanente

    Hola, tengo una duda.
    La primera: Tengo cabello rizado herencia de mi abuela paterna. ¿Cómo se fue transmitiendo este gen si al pasar cada generación se va perdiendo las características genéticas? El origen del cabello rizado posiblemente sea africano, entonces «mi primer ancestro» era de ese lugar?

    Respuesta
    • el 10 agosto a las 12:58 pm
      Enlace permanente

      Tengo otra más: ¿Es posible que en un resultado de un test ancestral dé el lugar exacto de los ancestros? Por ejemplo, mi tatarabuelo paterno era español y el materno ruso, puede salir la ciudad en el que es origen?

      Respuesta
      • el 15 agosto a las 4:59 am
        Enlace permanente

        Respecto a la segunda pregunta, la respuesta es «no». La genética comercial («individualista») te puede orientar sobre qué poblaciones modernas podrían estar más relacionadas contigo pero una precisión así como mucho te puede sugerir: rusos y españoles son algo diferentes, no mucho, pero es mucho más difícil o directamente imposible distinguir entre Córdoba y Valladolid o entre Sebastopol y Moscú. Cuanto más diferenciadas (recíprocamente aisladas en la historia y prehistoria) sean las poblaciones a comparar, más fácil discernir. Es fácil distinguir entre Lagos y Bruselas pero no entre Bruselas y París.

        Respuesta
    • el 15 agosto a las 4:53 am
      Enlace permanente

      Todos los «primeros ancestros» humanos eran africanos y probablemente tenían el cabello rizado tipo «afro» (que no sólo encontramos en toda la diversisda africana sino en muchas poblaciones macro-asiáticas también). En realidad lo que no sabemos es de dónde viene el cabello liso, mi especulación (en base a alguna genética conocida de la queratina) es que puede ser de origen neandertal.

      Respuesta
      • el 15 noviembre a las 1:20 am
        Enlace permanente

        Claro, puede ser herencia de los Neanderthales, pero también podría ser de homo sapiens que se fueron adaptando en Europa? (Que podría hacer que el cabello cambie a liso o a ondulado?) El frío?
        Saludos

        Respuesta
        • el 15 noviembre a las 7:21 pm
          Enlace permanente

          No sé cuál es la razón, podría ser estética incluso, ni idea, sólo sé que algunas poblaciones macro-asiáticas (melanesios, andamaneses, orang asli, etc.) retienen el tipo ancestral rizo fino («afro») pero la mayoría no y, entre éstos la genética ha detectado un patrón de selección positiva de un alelo neandertal para la queratina (por contra hay selección negativa de otros alelos neandertales relacionados con la reproducción, en especial en el cromosoma X). Por eso mi hipótesis de que estaría detrás del cabello liso (aunque la queratina también podría afectar a piel y uñas).

          Podría ser como dices mejor para proteger del frío, pero esta selección se observa también en poblaciones tropicales como las de India o Australia (aborígenes), así que no lo veo claro. Sí que creo que el tipo ancestra «afro» es una adaptación a la insolación tropical, optimizando probablemente protección de la cabeza con ventilación del cuero cabelludo, pero posteriormente, como somos animales sociales y familiares incluso, podría haber tenido incluso una selección estética, como ocurre con rasgos de las aves a menudo. No sé.

          Respuesta
  • el 13 agosto a las 9:27 pm
    Enlace permanente

    Quiciera saber sibre mi abuelo paterno este se llamaba Porfirio Miranda Ramirez era Español

    Respuesta
  • el 16 diciembre a las 5:29 am
    Enlace permanente

    Pues yo tengo una duda que no consigo despejar; lo ha buscado pero no encuentro respuesta (perdón por mi ignorancia): se maneja el signo ^… y no sé cómo operar con él. No consigo entender cuál es su función en 2^15… aunque obtenga el resultado de 32.768. Gracias por la aclaración.

    Respuesta
    • el 16 diciembre a las 5:38 am
      Enlace permanente

      Aclaración: sé lo que es el caret… pero no entiendo ese 2^15. No entiendo cómo se obtiene el resultado dado. Gracias de nuevo.

      Respuesta
    • el 16 diciembre a las 4:39 pm
      Enlace permanente

      Es la operación matemática «potencia», en este caso «x^2» se lee «x al cuadrado». Normalmente, a mano, lo escribiríamos con «superscript» para el «2» y sin el signo «^» pero eso es un poco complicado con ordenadores, luego desde hace ya décadas se usa por convención el signo «^» para signiricar la operación «potencia». Se usa en programación sobre todo (donde también se usa «*» para multiplicación, por cierto).

      Respuesta
      • el 16 diciembre a las 6:02 pm
        Enlace permanente

        Pues muchas gracias Maju por la explicación. Ahora sí lo he entendido.. Es que de programación sé más bien poco (o nada, mejor dicho).Felices fiestas.

        Respuesta
  • el 3 enero a las 12:17 am
    Enlace permanente

    Hola, me gustaría saber cuantos descendientes llega a tener en promedio una persona a lo largo de 500 años?. Por ejemplo; una persona que nació en el año 1500, cuantos descendientes directos en promedio tendría hasta el año 2000? Gracias.

    Respuesta
  • el 29 marzo a las 8:56 pm
    Enlace permanente

    Hola, mi bisabuelo Benito Vázquez Merino, fecha nacimiento entre 1854 a 1858, se casó el 5-8-1886 en la parroquia San Gregorio de nacianceno Mayarí, Holguín, Cuba contaba con 30 años presumimos que nació en 1856 natural de Ourense hijo de Manuel y Antonia naturales de Negrelle,Ourense, fue militar, falleció en Cuba e buscado en varias localidades aledañas a Mayarí la defunción en Iglesias y Registros y nada, necesito la partida de nacimiento, gracias

    Respuesta

Responder a Eloy Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »