Manual de Genealogía

La genealogía hispana actual post a post

¿Y si no localizamos una partida matrimonial? ¡El expediente!

     Las partidas de matrimonio inscritas en los libros parroquiales son para los genealogistas una fuente esencial, quizás la más importante, para determinar parentescos. Cuando un archivo parroquial no conserva sus fondos o no es posible acceder a ellos nos podemos desalentar ante un muro aparentemente infranqueable pero la solución en muchos casos se encuentra en los expedientes matrimoniales, veamos qué son, donde se archivan y qué pueden contener.

   Se denomina expediente matrimonial al conjunto de documentación que se generaba antes de cada matrimonio para determinar si los futuros contrayentes eran libres y aptos para casar.

    Cuando se determinaba que no existía ningún tipo de impedimento, normalmente si los contrayentes eran solteros, feligreses y naturales de la parroquia, sin parentesco conocido ni concurría ninguna otra circunstancia que pudiera poner en duda su aptitud, estos expedientes apenas contenían una declaración de la intención de casar y la comparecencia de algunos testigos que respaldasen la idoneidad de ambos. Y, lo que es importante para nosotros, quedaban archivados en la propia parroquia donde se iba a celebrar el matrimonio.

    Los requisitos antes descritos nos puede parecer los más frecuentes y habituales, sin embargo, existían muchísimos motivos y circunstancia por los que un expediente era necesario que se remitiera al tribunal eclesiástico de la diócesis para solicitar licencia o dispensa.

  Circunstancias como el hecho de que uno de los contrayentes procediera de otra población o país, que fuera alguno de ellos viudo (circunstancia muy frecuente en épocas pasadas), que se solicitase dispensa de  las proclamas, que hubiera previamente una palabra de casamiento dada a otra mujer, parentesco de consanguinidad o afinidad, haber mantenido relaciones previas al matrimonio… Todas estas eran circunstancias por las que el expediente era instruido por la Diócesis. Según el motivo se acompañaba un tipo de información u otra, siendo especialmente útil el supuesto de parentesco ya que en ese caso se debía precisar la genealogía completa entre ambos.

   ¿Cómo saber si el expediente buscado se remitió a la diócesis o permaneció en la parroquia? Salvo que conozcamos de antemano que hubo circunstancias que requerían dispensa, no podremos saber donde se tramitó el expediente hasta que realicemos la consulta.

   Preguntemos en primer lugar a la parroquia donde no se localizó la partida matrimonial para ver si custodian expedientes matrimoniales. Y si no se conservasen o no figurase entre ellos el que buscamos, dirijámonos al Archivo Diocesano correspondiente. Aunque pensemos que en nuestros antepasados no concurría ninguna de las circunstancias que hemos descrito, son cientos de miles los expedientes que tuvieron que ser remitidos a las Diócesis, de modo que tenemos muchas probabilidades de encontrarnos en ellas las informaciones del matrimonio que investigamos. Es más, cuando consultemos el archivo diocesano no perdamos la oportunidad de intentar hallar otros expedientes de familiares por esa misma rama u otras, los resultados pueden sorprendernos.

   Los archivos diocesanos, en su mayoría, mantienen perfectamente custodiados e inventariados estos fondos, destacando el caso del Archivo Diocesano de Girona que cuenta incluso con un buscador on line de dispensas.  Desgraciadamente hay otros en que por falta de medios y de personal adecuado aún hoy en día resulta casi imposible acceder a los expedientes.

   Hay un listado de archivos diocesanos en España en el Directorio.

©Antonio Alfaro de Prado

Información

Esta entrada fue publicada en 9 noviembre, 2013 por y etiquetada con , .

Conecta con nosotros

Recomienda esta página!
Link to my Rss Page
Link to my Twitter Page

Recibe los nuevos posts

Deja tu correo para conocer las novedades del blog

Translate »